Solicite información sin compromiso


Servicio de Mediación

/ División Jurídica y Valores Societarios

 

¿Qué es la Mediación?

Es un proceso voluntario en el que dos o más partes involucradas en un conflicto trabajan con un profesional imparcial, el mediador, para generar sus propias soluciones para resolver sus diferencias.

A diferencia de un Juez, o un árbitro cuyas decisiones obligan a las partes, e implican que una parte gana y la otra pierde, la mediación busca obtener una solución válida para ambas partes.

La Mediación es una forma flexible de resolución de conflictos, que permite a las partes en disputa una solución previa a lo que hubiera constituido un litigio. La Mediación ofrece a las partes una oportunidad de ganar una mayor comprensión de su conflicto, y limitar el coste (tanto en tiempo como en dinero) que implica un procedimiento legal completo.

 

¿Cómo funciona?

En la sesión de Mediación, todas las partes comparten su punto de vista. El mediador hace preguntas a fin de asegurar un entendimiento claro de todas las cuestiones relevantes para las partes, de sus intereses, y posiciones.


UN MEDIADOR NO:

 

- Actúa como abogado de ninguna de las partes

- Da asesoramiento jurídico

- Evalúa o juzga las cuestiones que se tratan en el proceso

- Decide quién gana o pierde


 

El mediador asiste a los mediados para crear y evaluar opciones a fin de resolver el conflicto. Cuando las partes alcanzan un acuerdo, los extremos de éste son revisados, reflejados por escrito, firmados por todas las partes y elevado a escritura pública, convirtiéndose así en un título con carácter ejecutivo en caso de incumplimiento.

 
La Mediación puede ser considerada como:

'Una negociación asistida para la obtención de acuerdos'

 

Ventajas

Voluntariedad. Cada uno de los mediados puede abandonar el proceso en cualquier momento, por cualquier razón, o incluso, sin alegar razón alguna.

El ahorro de costes. Temporal, económico, recursos internos y externos, impacto y efectos externos e internos, ...

Imparcial, neutral, equilibrada y segura. El mediador tiene la responsabilidad de asistir a cada mediado y no puede favorecer los intereses de uno frente a los del otro, ni puede favorecer un resultado específico de la Mediación. Su mediador está éticamente obligado a reconocer cualquier desviación sustancial en el tratamiento de los aspectos del conflicto. El papel del mediador es asegurar que las partes alcanzan acuerdos de manera voluntaria, libre, e informada, y nunca como consecuencia de coerción o intimidación.

Buena fe. Las partes y las personas mediadoras deben actuar de acuerdo con las exigencias de la buena fe, que exige actuar con honestidad y colaborando y prestando con la otra parte para llegar a un acuerdo. No utilizar la mediación para dilatar u obtener información u otro fin distinto del proceso.

Confidencial. La Mediación es confidencial. Las conversaciones mantenidas durante el proceso, y todos los materiales utilizados para la Mediación no son susceptibles de ser utilizados (esto incluye al propio mediador) en ningún procedimiento legal posterior, por ninguna de las partes en conflicto.

El mediador, está obligado a describir la extensión de la confidencialidad de la Mediación

Colaborativa. Puesto que ningún participante en Mediación puede imponer nada a nadie,

todos están motivados para resolver los problemas y alcanzar los mejores acuerdos.

Es un procedimiento que se aproxima mucho al hacer diario de las empresas, como es el relacionarse, negociar, contratar,...

Controlada. Los participantes mantienen completa su capacidad de decisión y la posibilidad de oponerse a cualquier propuesta de acuerdo. Nada puede serle impuesto.

Antes de iniciar el proceso judicial. En el caso de no haberse iniciado el proceso judicial pero sí el procedimiento de mediación, puede conllevar la abstención de conocer del tribunal para presentación de declinatoria de una de las partes, e igualmente si existiera pacto de las partes para someter a mediación.

Después de iniciar el proceso judicial. En caso de que se hubiera iniciado el proceso judicial, la solicitud de mediación puede suspender este a instancia de las partes de común acuerdo.

El inicio de un proceso de Mediación, no es incompatible con la consecución procesar paralela, ya que si el proceso de mediación fallara, no repercutiría en el tiempo procesar de la misma.

Informada. El proceso de Mediación ofrece la oportunidad de obtener e incorporar información y consejo legal. Cada uno de los mediados puede recabar dicha información, solicitada de su abogado, o ambos, de uno cuyos servicios hayan decidido, de común acuerdo, recabar. Esta información no determina, salvo que las partes así lo quieran, el resultado de la mediación. Los mediadores tienden a animar a las partes a obtener asesoramiento legal y a aconsejarles que cualquier acuerdo que implique cuestiones de carácter legal sea revisado por abogados independientes con carácter previo a su firma. Si el asesoramiento legal se solicita o no, es, en último término, una decisión de los participantes en el proceso.

Auto responsable y satisfactorio. Sobre la base de una participación activa en la resolución voluntario del conflicto que conduce a las partes a una Mediación, el nivel de satisfacción de los participantes en ésta, y el grado de implicación y compromiso para mantener y cumplir los acuerdos alcanzados, ha demostrado ser notablemente superior en comparación con otras opciones relacionadas con la reclamación de los intereses de las partes en conflicto en vía judicial.

 

¿El equipo de mediadores quienes lo forman?

Son profesionales con la más alta cualificación en asuntos de Mediación Mercantil y Civil. Cumplen con los estándares de calidad y nivel, asegurando imparcialidad, neutralidad y confidencialidad a las partes.